Historia


Hacia mediados de 1971, un grupo de vecinos de la localidad de Haedo junto con autoridades del Municipio de Morón, entendieron la necesidad de la existencia de una biblioteca para el barrio.
Siendo Haedo una localidad en constante crecimiento, adolecía de un espacio dedicado a los libros que permitiese no sólo la búsqueda de información, sino también saciar el interés cultural de los vecinos de la ciudad.
Se emprende entonces su construcción por aquella sólida inquietud y necesidad de quienes llegaron a formar el primer grupo dirigente constituido como la “Comisión Pro Biblioteca”. Entidad creada a los efectos de comenzar a construir la biblioteca…

Un vasto desarrollo de búsqueda, producción y asentamiento.

Al carecer de un espacio físico donde reunirse, las autoridades del club Brisas del Plata, ceden por algún tiempo un sector dentro del club en el cual pudiese comenzar a funcionar. Junto con ese primer apoyo empieza la recolección de libros. Los cuales eran obtenidos mediante donación de vecinos e instituciones. Asimismo, una rifa organizada por la Comisión posibilita la adquisición de más material bibliográfico a la vez que el material imprescindible para el funcionamiento de la biblioteca.

En 1975, y tras varios traslados, la Dirección de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires otorga un permiso para lograr que su establecimiento sea más propicio, tal es así que el mismo llega a nuestros días:
Hoy, situada en Tacuarí 674, en la localidad de Haedo, en lo que fuera antiguamente el inmueble destinado al casero de la Escuela Nº8 “Bernardino Rivadavia”, la biblioteca contiene tras sus puertas el actual espacio de lectura e información abierta a toda la comunidad.
En ese mismo año, el 31 de Diciembre, se disuelve la Comisión Pro Biblioteca, legando el paso a la conformación de la Asociación Civil sin fines de lucro Biblioteca Pública de Haedo.

En 1979 se decide homenajear a una de las más importantes maestras del país. Se distingue el esmero dedicado por Rosario Vera Peñaloza a la difusión y al enriquecimiento de la enseñanza, y su personal interés por la formación integral con el arte. La Biblioteca de Haedo la reconoce por ello portando su nombre.

Durante los años ochenta la biblioteca se convierte en un lugar indispensable de información y servicio. Su ofrecimiento a los diferentes sectores sociales y profesionales, brinda todas las posibilidades y el material necesarios para cada especialidad e inquietud.

En 1991 la BPH incorpora la primera computadora que seria destinada, mediante un programa destinado a stock comercial modificado, al préstamo y devolución de libros, así como a la administración de cuotas sociales y multas por mora. Dicho programa sería luego reemplazado en 1997 por un software específicamente creado para la administración de bibliotecas por parte de la Conabip (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares).

Por otra parte, a principios de dicha década, la Dirección de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires otorga en comodato a la institución el edificio que fuera cedido en 1975.

En 1997 se comienza a refaccionar el espacio físico… En respuesta a su continuo y creciente aumento de usuarios y libros, se decide la ampliación. Las obras se inician con los baños y terminan en 1999 con la extensión total del edificio (llevándolo a sus 300 metros cuadrados actuales).

Desde entonces, albergando cálida los amontonados libros releídos, ordenados, desprolijos y existentes en sus estanterías; poseedora de una apacible sala de lectura –incluso una muy especial infantil- de un balcón literario (contemporáneo estímulo, obligadamente ambicioso y pasional, de ver y estudiar mucho más que nuestro entorno, hacia lo alto…): las biografías allí, la hemeroteca, las aulas con destino a cursos y talleres, además…

Su intensa permanencia gracias a la cooperación y construcción de quienes han ido conformando las distintas Comisiones Directivas, usuarios asociados y la visita diaria de vecinos, cuya asistencia sostiene la vigencia e importancia que conlleva su presente desempeño en la actualidad
 
Su continuidad en la atención de 12 horas diarias de lunes a viernes, y de 5 horas los días sábados, la Biblioteca Pública de Haedo llega hasta nuestros días con una muy exquisita variedad bibliográfica, extensas colecciones enciclopédicas, diccionarios, literatura en todos sus géneros, épocas y nacionalidades, una particular hemeroteca y videoteca de interés cultural y general…

Todo ello en el marco de un ávido interés por el conocimiento, el mundo cultural, la bibliofilia y su poderoso servicio.